domingo, 23 de noviembre de 2014

poemadelunes: Aprenderé, mi amor...


Aprenderé
a vivir
sin tu boca,
a acariciarme
los huesos
con la ternura
de tus uñas y
a decirme
que soy
la más guapa.

Aprenderé
a caminar
por las calles
de tu ciudad
sin perderme,
con el norte
de mis tacones
rajando el cemento y
con esta sonrisa
de saberte
olvidado.

Aprenderé
(aunque sangren
mis ojos)
el oficio
del carpintero
que clava
desprecios,
o el del mago
que convierte
en pata negra
el jamón
de Mercadona

(hasta a tocarme,
aprenderé
mejor que tú).

Toda yo
renacerá
salvaje,
con el notable
propósito
de limpiar
hasta la última 
gota
de tu saliva

dentro de mí.







yolandaqueaprenderá

domingo, 16 de noviembre de 2014

poemadelunes: aquella bicicleta

La bicicleta
era roja y no
tenía frenos.

Una BH
con muchos
desconchones
en su cuerpo,
como los de una
pared mordida.

La bicicleta
era de tamaño
mediano y la
compartíamos
cinco
hermanos,
desde los 4 a
los 12 años.
Era cuestión de
adaptarse:
o ibas sentado
o de pie.

No tenía frenos y
para parar,
(con suerte)
metíamos el
pie en la
rueda delantera.
Creo que las suelas
de los zapatos
Gorila,
las hacían
pensando en
nosotros.

Hoy,
en este pueblo
de playa,
mientras volvía
del mercado
y en una bici
de segunda
mano,
he recordado
la BH roja
sin frenos.
Y, sonriendo,
he metido el
pie en la rueda.

Deberíamos aprender
de nuevo
a ser niños,
le he dicho al
señor que me
ha ayudado
a levantarme.




yolandaenelsuelo







domingo, 9 de noviembre de 2014

poemadelunes: me gustan mucho tus alas...

¿Tú crees que eres feliz..?
Eso, querida,,
 es que no has vivido conmigo.




Me gustan mucho
tus alas.
Alas de pez y
de tierra,
de mordiscos
casi de sangre y
de amante
libre.
Alas que necesito
acariciar.

Y me gustan tanto
(tus alas)
que a veces,
cuando duermes,
te arranco
una pluma de
la espalda y
la chupo
obsesivamente
para quedarme
con el resto
de tu vuelo
entre mis dientes.

Me enloquecen
tus alas.
Alas que
me empujan
al vacío,
que me gritan
que salte
contigo
(aunque yo sepa
que me
destrozaré las
raíces y los
sueños si
nos caemos).

Tus alas,
las que hoy,
sin dudarlo,
me quitan
el frío y
me recogen
de mi mundo
para crear
un nido
contigo.





yolandaquesabevolar




domingo, 2 de noviembre de 2014

poemadelunes: robar...

(Ladrar alto y fuerte sobre tus aullidos.
Ladrar.
Ladrona.)





Robar:
levantar la piel
de tus
piernas y
escoger
(con mis
dedos)
el fragmento
más tierno.
Devorarte los silencios.

Robar:
contar, una a una,
todas las
lágrimas que
derramas
en mis diques y
en mis puertos.
Antes de bebérmelas,
contarlas
de nuevo.
Desfalcar tus dudas.

Robar:
registrarte
los bronquios
mientras duermes.
Dejar dentro
las migas
de mis lunares
por si me pierdo.
Hurtar tus pensamientos.

Y robarte:
atar mis rizos
a tu cuello y
arrojarte
a los monstruos
de mi sonrisa.
Saquear, eternamente y sin piedad
(aunque nadie
apueste por ello)

tu corazón.




yolandacaco