domingo, 26 de febrero de 2012

poemadelunes. Sería lindo

Este poema cierra el espectáculo de Taconeando Poemas. Han montado con él una rumba que me estremece cada vez que la oigo antes de llegar al final de la escena.

Es uno de mis favoritos porque habla de todo eso que se puede encerrar dentro y que, de pronto un día, decides abrir.

Con la carne,
con el verbo.




Sería lindo

que llegaras un día

temprano a casa

—tanta noche junta

me muerde

las arterias—.


Que amasaras

mi pelo

por detrás

(como hacías

al principio de

vivirme)

y me alojaras

un beso entre

la nuca

y la verdad.


Sería lindo

que nuestra hija

no llorara por la

mañana

y que mi jefe

no me hubiera

despedido.


Que mis amigas

no se hubieran cansado

de llamarme

y que pudieras

invitarme a cenar,

en lugar

de cenar

—tú solo—

siempre fuera.


Y sería más

lindo aún

(piénsatelo)

que me dijeras,

al menos

una vez al

mes,

que me quieres.


Creo que

me estoy caducando

y que el contrato

de mi vida

—de mi amor—

está a punto

de reventar.


Te aviso

—como manda la

ley—

con quince días

de antelación.




yolandaquehabla

lunes, 20 de febrero de 2012

poemadelunes. la amistad

Mi amiga Cabe, me pidió un poema para su tesis que se basa en la libertad.
Ella y yo sabemos que la gente no suele incluir poesía en la tesis, pero uno no ha de hacer lo que hacen los demás, sino lo que siente que es más hermoso.

Y aquí está el poema:





Nacerme grande

hasta llegar a la

inmensidad

del mar.


Abrigarme

del frío de la vida

las noches en

que no brote

el sol

bajo mi piel.


Poseer,

libremente,

el balcón

profundo

de un hombro

para navegar

dentro

–si lloro o si

río–.


Repetir

mil veces,

sin cansarme,

el movimiento más

hermoso del

universo:

un abrazo.


Eso es lo que

me regala

la libertad

de amarte:

tu amistad.






yolandayunabrazo


lunes, 6 de febrero de 2012

poemadelunes. Amor de madre? Día internacional contra la ablación.

Como creo hasta reventar que la poesía es un arma cargada de futuro, os dejo este poema que hice con la historia (real, qué tristeza), de una niña de Sudáfrica. No es un poema apto para cualquiera, lo sé, porque hay que mojarse el corazón para leerlo y todo el mundo no quiere.

Hoy, lunes, es el día internacional contra la ablación. Una práctica que ejercen las mujeres y que afecta al 90% de muchos países (en España, por supuesto, se practica, aunque esté penada).

Y, lo peor, es que las madres se la practican a sus hijas por amor.
¿O no...?




Me amputaron

el naciente

placer

cuando tenía

nueve

años.



Jugaba con Khadija,

mi bonita muñeca

de ojos negros.

Mi madre, impasible,

me la arrancó,

y me segó la

voz con

mis propios

gritos.

(Del pelo,

me quitó

la niñez y

una flor).


Me ataron a

una piedra y

con una cuchilla

vieja me arrasaron

como mujer.


Sin anestesia,

sin piedad.

—Sometimiento de

niña hembra

grabado en mi

chiquilla piel—.

Después de unas

horas puedo,

a través

de un pequeño

orificio con vistas

al diablo,

orinar.



Pero mi madre,

mientras me unta

zumo de limón y

nanas,

sonríe…

Ahora los hombres

me querrán

comprar.

Seré una fiel

mujer muñeca

(de mentira

pero de verdad).

Y lo mejor;

cuando sea mayor,

me podré casar.




yolandaquegrita